Los alumnos del Instituto Nacional de Capacitación, Inacap, sede Coyhaique, agrupados en el Centro General de Alumnos, instancia que crearon de forma provisoria para la contingencia, ofrecieron un punto de prensa donde manifestaron su inquietud respecto al desarrollo del semestre académico. En este sentido dieron a conocer una serie de inconvenientes, que no permiten a los alumnos recibir una enseñanza de calidad.

Actualmente las clases se imparten en línea, pero en la región hay amplios sectores donde no existe red de Internet. “Hay muchos factores que nos perjudican, hay alumnos que no cuentan con computador o los medios adecuados para poder asistir a las clases y trabajos on line y las respectivas evaluaciones”, dijo Francisca Foitzick.

Mientras Matías Carvajal agregó que “nuestra realidad es distinta a otras sedes del país, muchos de nuestros compañeros viven en zonas aisladas, sin acceso a internet o computador, les perjudica directamente y además muchas de las carreras se enseñan a través de talleres, prácticas o terreno”.

Esta situación tiene como consecuencia que las materias se den por pasadas, sin asegurarse que los alumnos hayan aprendido. “Estamos pagando por una enseñanza que no se está dando”, dicen.

Mientras los contenidos se pasan sin asegurar aprendizaje, el arancel sigue cobrándose, a pesar de la difícil situación económica de algunos alumnos.  “Muchos compañeros debido a la contingencia han tenido que renunciar a sus trabajos part time, por lo que no pueden pagar el arancel, Inacap no nos ha dado una respuesta de lo qué podríamos hacer en estos casos o cómo podrían ayudar”, señala Bárbara Piturra.

Desde Inacap se envió a los alumnos un comunicado donde informan que sólo el mes de marzo se pactará a tres cuotas y que las clases on line continuarían hasta julio. “Hay padres que se están arriesgando, que pagan las carreras y deben seguir trabajando, queremos saber qué pasará con los que tienen gratuidad, cómo vamos a pagar, y qué vamos hacer. Inacap no da repuestas, nuestros profesores no nos están enseñando como corresponde, están dando las materias por pasadas. En mi curso de tecnología agrícola más de la mitad no puede conectarse a internet”, agregó Bábara Piturra.

Añaden que “Inacap no piensa en sus alumnos, está pensando lamentablemente sólo en la plata. Queremos aprender bien y no pasar con notas infladas”.

La institución otorgó una beca de datos móviles, pero no soluciona la problemática para aquellos alumnos que viven en zonas donde no existe conexión a internet o ésta no es suficientemente buena.

El alumno Rodrigo Muñoz añadió que“Inacap nos ve como clientes, no como estudiantes, eso no corresponde, porque además el aprendizaje no es bueno”.

 

Han solicitado una respuesta a la vicerrectoría, pero “sólo pescaron el mismo comunicado de Santiago e hicieron un copiar y pegar y nuestra realidad es distinta al resto del país, por lo que necesitamos otra respuesta”, indicaron.

Yerko Moncada, presidente CGA, hizo un llamado a unirse y “ojalá que este mensaje pueda ser captado por nuestros directivos regionales, porque aun cuando algunas soluciones estén fuera de sus manos, ellos tienen la capacidad y la obligación para con sus alumnos de hacer llegar estas demandas a la Casa Central, porque acá en la región tenemos dificultades y un llamado a los compañeros para que también nos cuenten su situación”, enfatizó.

Cabe señalar por último que también denuncian que durante el segundo semestre de 2019 “tampoco se pasaron todos los contenidos “e incluso se condensaron “contenidos de dos meses en dos semanas”.

Todas estas situaciones preocupan a los estudiantes que sienten que se resiente la calidad de la educación que reciben y eso va en directo desmedro de su vida profesional futura.